jueves, 4 de octubre de 2007

OTOÑO


Ahora parece que volvemos.
No sabemos muy bien de dónde ni hacia dónde,
pero tenemos esa impresión de vuelta…
y el viento sopla
y otras veces llueve
y parece que la gente tiene prisa
y que todo está más dorado y un poco más frío.
No importa si fue ayer cuando marchamos,
lo que importa es que hoy
-y mañana también-
tendremos que repetir el mismo gesto,
la misma impertinencia inútil
a la que la lluvia nos convoca.

Ahora parece que volvemos…
y que el mundo es un poco más nuestro:
la estéril ciudad en que vivimos,
el monte al que acudimos los fines de semana,
el trabajo que hacemos y no hacemos a diario,
el ocio que ocupamos también a veces trabajando,
el bosque que arde en cien colores
y la dicha de abandonarnos a ese bosque.

Sí, parece que todo es más nuestro,
quizá porque somos un poquito más nosotros mismos
cuando logramos alcanzar aquello que esperamos:
la fruta, el premio, la luz, el canto.
O, acaso, porque parece que volvemos.


                      De la colección El transcurrir medita su corriente

jueves, 6 de septiembre de 2007

INVITACIÓN A LA NOCHE

Invitación a la noche está publicado en la colección El árbol espiral de la editorial LFEDICIONES. Recibió el premio de poesía del Ayuntamiento de Leganés en el año 2005. Si quieres hacerte con él, puedes encargarlo a través de una librería o ponerte en contacto conmigo a través de este blog.
Pléyades. Foto tomada de Wikipedia

Cúpula primigenia,
campana infinita del tiempo,
donde cada noche vemos la misma luz,
el mismo fuego,
el mismo miedo de ser sin saber dónde;
donde cada noche oímos una historia distinta
que rueda, repetida, por los siglos;
donde cada noche surge la misma pregunta
sin respuesta.
                       Damero
                       o campo de batalla
                       o mapa
                       o pasatiempo,
excusa siempre
para intentar la difícil aventura
que es saber por qué avanzamos,
                                 inexorablemente,

hacia la muerte.