sábado, 18 de abril de 2009

Signos del zodiaco: ARIES

A todos los que han dejado de ser Aries.

El Sol pasa por la constelación de Aries desde el 18 de abril hasta el 13 de mayo, a pesar de lo que digan los horóscopos al uso. Esto es debido al movimiento de precesión del eje de la Tierra.

Dicho esto, vayamos a lo que nos interesa aquí, que no es otra cosa que saber el porqué de ese nombre y de dónde viene. Este carnero es el vellocino de oro de la historia de
Jasón y los argonautas. Pero la historia comienza antes de esa aventura.

Los hermanos Frixo y Hele son hijos de los reyes Atamante y Néfele. Cuando muere la madre, Néfele, Atamante se casa con Ino, y como suele ocurrir en muchas historias de hijastros y madrastras, la madrastra quiere deshacerse de los hermanos y para ello hace que tuesten el trigo que deben sembrar. El trigo, lógicamente, no germina y los campos quedan improductivos. Para colmo, el oráculo de Delfos -que había sido sobornado por Ino- dice que los campos seguirán siendo improductivos hasta que Frixo y Hele sean sacrificados.

Cuando estaban preparados para la inmolación, Zeus manda un carnero alado que tiene la lana de oro (vellocino) y la facultad de hablar. Los niños suben a él y vuelan rumbo a Asia. Sin embargo, surante el vuelo, Hele cae al mar en lo que hoy es el estrecho de Dardanelos, antes Helesponto (=mar de Hele) y se ahoga. Frixo, en cambio, consigue llegar a la Cólquide, donde reina Eetes, que lo acoge y le ofrece en matrimonio a su hija
Calcíope.

Frixo ofrece el carnero en sacrificio a Zeus como muestra de agradecimiento, y éste lo catasteriza en la constelación que hoy conocemos como Aries, y el vellocino de oro al rey Eetes, quien lo consagra al dios Ares y lo cuelga en un encina (árbol sagrado entonces) en un bosque dedicado al mismo dios. Allí permanecerá vigilado por un dragón, hasta que llegue Jasón con sus argonautas. Pero esa es otra historia.

Las estrellas de esta constelación, cuenta la mitología, no son muy brillantes, porque su piel, el vellocino, se quedó en la Cólquida. Realmente se necesita un noche muy oscura y estar lejos de la ciudad para poder reconocerla en el cielo.

2 comentarios:

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, pero no mantendré anónimos.