jueves, 29 de junio de 2017

RAFAEL RUIZ BALERDI

Los Gigantes, 1972
Kubo Kutxa acoge desde el pasado 9 de junio y hasta el 24 de septiembre una exposición con la obra de Balerdi, uno de los grandes nombres de la pintura vasca del siglo XX. 

Su trabajo evolucionó constantemente, y eso se puede ver fácilmente en la exposición comisariada por Javier Viar Olloqui —director del Museo de Bellas Artes de Bilbao hasta hace poco—, aunque casi desde sus comienzos está presente la enorme capacidad para expresar a través del color, del que se convertirá con el correr del tiempo en uno de los grandes maestros. 

Aquí os dejo tres obras que me gustan especialmente. Están captadas con la cámara del teléfono, por lo que la pérdida de maticfes y colores es muy importante, así que daos un paseo por la sala —la entrada es libre— y disfrutad de ellas en vivo y en directo.

Gran Jardín, 1966-1974

Composición 86 II, 1986

Composición 90/91 I, 1990

2 comentarios:

  1. Siempre me he sentido intimidada por este estilo, no lo entiendo, no comprendo lo que el autor ha querido decir, pero esto al mismo tiempo hace que me intrigue su obra y la persona, mi favorita es la tercera. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Ana!

      Disculpa que haya tardado tanto tiempo en contestar. Ayer viví lejos del blog y de las redes y esta mañana he visto tu comentario, pero es ahora cuando tengo un tiempo para ocuparme de él.

      No te sientas en absoluto intimidada por el arte abstracto. Si te gusta, bien; si no te gusta, bien también. Simplemente déjate llevar por las sensaciones que en ti produzcan los colores, las formas o la disposición de todo ello. Piensa en algo que tampoco "entiendes", como por ejemplo la música clásica, pero te produce sensaciones de alegría, desasosiego, bienestar, tranquilidad, felicidad, inquietud... y con ellas nos quedamos sin pretender "entender" más allá de las sensaciones que nos produce. Es más, puede que apreciemos la calidad técnica de la obra y, sin embargo, no nos guste. No pasa nada, ni somos más tontos ni somos más listos que los demás. La mayor parte del arte abstracto busca provocar emociones en los espectadores, no transmite ideas; lo que quiere decir que no hay una idea escondida que "entender".

      Otra cosa bien distinta es que podamos realizar un esfuerzo por ir acercándonos a este tipo de arte y comencemos a estudiar sus motivaciones, las técnicas de las que se vale, las discusiones que surgieron dentro de él, por qué renuncia a la plasmación de objetos o seres reales... Todo eso nos va a ofrecer más herramientas para poder apreciar mejor el proceso de elaboración y lo que hay en torno a esa obra, pero aún así podrá seguir sin gustarnos y nadie nos podrá obligar a que nos guste.

      Besos.

      Eliminar

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, pero no mantendré anónimos.